CLOCSAS | Conclusiones del VII Encuentro Gestión Comunitaria del Agua (GCA) realizado en Panamá del 14 al 16 septiembre 2016

El gran desafío de Latinoamérica y el Caribe, con todavía 36 millones de personas que carecen de acceso al agua potable y 110 millones sin acceso a servicios de saneamiento aceptables, fueron señalados repetidamente durante el VII Encuentro. Esta situación es sintomática de la marcada desigualdad presente en la región y en particular de la brecha existente entre el desarrollo de la población urbana y la rural.

La agenda de los ODS trae nuevos desafíos para el sector: la universalización del acceso al agua, el acceso al saneamiento, calidad y sostenibilidad en el servicio y el uso eficiente y protección de los recursos hídricos. El rol central de la GCA para cumplir con estos retos fue destacado por todos los actores, dado que ésta llega a las zonas periurbanas y las zonas rurales más remotas, donde precisamente se encuentran los principales desafíos de la región.

Los debates realizados durante el Encuentro llamaron la atención sobre el hecho de que la inversión realizada en el sector, particularmente en las áreas rurales, tradicionalmente no ha sido acompañada por un marco de políticas públicas y el desarrollo de capacidades institucionales necesarias para garantizar la sostenibilidad en el uso y el mantenimiento de la infraestructura. Esto se ha traducido en un deterioro avanzado y en muchos casos abandono de infraestructura, provocando tasas elevadas de ineficiencia en el uso de los recursos públicos.

La carencia de entornos políticos, normativos e institucionales adecuados para su funcionamiento, y la falta de visibilidad y debilidad de capacidades de la OCSAS, en cuyas manos recae finalmente la responsabilidad de operar y mantener los sistemas de agua y saneamiento, fueron temas centrales debatidos durante el VII Encuentro.

La GCA en la política pública o la necesidad de contar con un entorno favorable

Durante el VII Encuentro se evidenció que existen varios gobiernos de la región (Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá). que han empezado a dar un reconocimiento explícito a la GCA en la política pública y a buscar mecanismos para fortalecerla de tal manera que las OCSAS puedan verdaderamente cumplir su misión y sustentar los procesos de desarrollo en las áreas donde están presentes.

Este reconocimiento y elevación de la función de las OCSAS a política pública es clave y debe escalarse a los países donde todavía no es el caso. Sin embargo, es igualmente importante que esta regulación se desarrolle dejando espacio a la autogestión, ya que ciertas normas pueden ser inaplicables o inadecuadas para algunas OCSAS. Igualmente, se deberá buscar el respeto de las estructuras o formas de organización tradicionales que existen en muchos países de la región.

La asociación de las OCSAS o la Asociatividad es un paso fundamental para lograr visibilidad, reconocimiento y lograr la plena participación de la GCA en los procesos políticos. Sólo así la GCA podrá dialogar horizontalmente con el gobierno e incidir directamente en la agenda pública para contribuir a resolver sus desafíos.

Recíprocamente, emerge de las exposiciones que varios gobiernos están fomentando la Asociatividad ya que, dada la atomización y dispersión geográfica de las OCSAS y los recursos públicos limitados con los que cuentan, resulta más eficiente interactuar con menos interlocutores, pero más organizados, empoderados y fortalecidos.

Igualmente, durante este VII Encuentro se vieron varios ejemplos de iniciativas donde los gobiernos, en diferentes niveles territoriales, más allá de su rol normativo y fiscalizador en la provisión del servicio, establecen mecanismos de acompañamiento y de capacitación a las OCSAS, para ayudarlas a cumplir adecuadamente con su labor (Gobierno Municipal de Cañar, Ecuador; Programa Nacional Rural del Perú; Alianza DISAPAS e INADEH, en Panamá; Subgerencia de Sistemas Comunales, AyA, Costa Rica; etc..)

En la mayoría de estos casos se observa como elementos fundamentales los conceptos de co-responsabilidad y de subsidiariedad. Estos se han traducido, por una parte, en una diferenciación clara de los roles y competencias entre los diferentes niveles de gobierno y la propia comunidad y por otra, en insertar en las estructuras de gobierno los cambios requeridos para institucionalizar el fortalecimiento de capacidades de los actores. involucrados en la GCA con un claro enfoque técnico social.

Finalmente, en términos de toma de decisión pública y planificación de la inversión, la brecha existente en la mayoría de los países, sobre información certera y actualizada sobre las OCSAS existentes y sus niveles de organización y desempeño, fue mencionada repetidamente como uno de los principales desafíos.

Las OCSAS y la innovación

El rol de las OCSAS en la innovación fue resaltado ampliamente durante el VII Encuentro. El modelo en sí de GCA, pero más aún la Asociatividad de las OCSAS, constituye una poderosa innovación social, que busca resolver necesidades comunes a través de estructuras democráticas, que fortalecen la construcción de capital social, la toma de decisión autónoma y el fortalecimiento de la democracia participativa.

De manera igualmente importante, las OCSAS tienen la capacidad de desarrollar o adaptar soluciones organizativas, de gestión empresarial y tecnológicas que se adecuen efectivamente a sus necesidades de manera sustentada en un profundo conocimiento y análisis de su realidad comunal y territorial. 

Este último punto es crítico a la hora de buscar la sostenibilidad de la GCA. A pesar de la diversidad existente en la ruralidad de la región, se observan desafíos y problemas comunes que se repiten en diferentes lugares y momentos, para los cuales muchas veces existen soluciones sencillas y que ya han sido adaptadas y adoptadas por otras comunidades. El intercambio de experiencias particularmente en el campo de la GCA tiene por lo tanto un rol fundamental.

 Los casos exitosos, los procesos y la innovación que contribuyen a la sostenibilidad de la GCA, deben ser objeto de un esfuerzo sistematizado de identificación y validación para su escalamiento en los programas de las instituciones públicas, de la cooperación y en el ámbito de la política pública.

 Capacidades de las OCSAS como base de la sostenibilidad del servicio

 Las necesidades de fortalecimiento organizacional y de capacitación técnica (en administración, operación y mantenimiento), de las OCSAS para la sostenibilidad y la calidad del servicio prestado estuvieron a su vez en el centro de los debates del VII Encuentro. Se recalcó repetidamente que, si bien las OCSAS son organizaciones sin fines de lucro, no tienen y no deben tener ánimo de pérdida. Para garantizar el cumplimiento de su rol a largo plazo, las OCSAS necesitarán pasar inevitablemente por un proceso de profesionalización y de salto tecnológico.

 Uno de los temas frecuentemente mencionados fue la dificultad de generar una verdadera cultura organizacional con participación, involucramiento (en el pago de cuotas, las tareas de mantenimiento, etc.) y recambio dirigencial con mayor participación de los jóvenes y las mujeres. El capital social debe ser trabajado desde un inicio y debe ser incorporado en el ciclo de proyecto. La consulta, involucramiento y capacitación a la comunidad, previamente a la entrega de la infraestructura, son claves para la apropiación por parte de la comunidad y la sostenibilidad de los sistemas de agua y saneamiento.

 Adicionalmente, la necesidad de las OCSAS de contar con un acompañamiento sostenido de capacitación y asistencia técnica fue central en las discusiones. En este sentido, la Asociatividad de OCSAS juega nuevamente un rol fundamental debido a que por su atomización y muchas veces pequeñas dimensiones, esta necesidad no se puede cubrir sin economías de escala.

Diversas estrategias para lograr este acompañamiento sostenido con base a estructuras asociativas de segundo nivel y en ciertos casos apoyada por alianzas público – comunitarias, especialmente con gobiernos municipales, fueron debatidas durante el VII Encuentro. La CLOCSAS y la Fundación Avina, conscientes de la importancia central para la sostenibilidad de la GCA de este tipo de apoyo, han sistematizado cinco casos exitosos de diferentes países y para fines conceptuales le han dado el nombre de Centros de Atención Integral.

Fuente: Memoria del VII Encuentro Latinoamericano de Gestión Comunitaria del Agua, realizado en Panamá del 14 al 16 de septiembre del 2016. 

Vistas: 108

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Agua y Saneamiento Rural para agregar comentarios!

Únete a Agua y Saneamiento Rural

APRENDE DE LOS LIDERES

LIDERES WASH: La importancia de la aprobación del Proyecto de Ley para los Servicios Sanitarios Rural (SSR) en Chile

APRENDIENDO DE LOS LIDERES

SRA. JUANITA BELTRAN RIQUELME

Dirigente  Comité de Agua Potable Rural de Nueva Queule

Presidenta de la Asociación de APRs de la Región de la…

Librería

Modelos de  Gestión Comunitaria de Agua y Saneamiento en LAC

Bajar documento


Revista AIDIS Chile

Edición especial del sector agua y saneamiento rural.

Bajar documento


Agua potable y saneamiento en la nueva ruralidad de América Latina.

Publicado por la CAF

Bajar documento

© 2017   Creada por WASH Rural.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

-----