Usualmente se entiende que el sector agua y saneamiento se caracteriza por enfrentar condiciones de monopolio natural; vale decir, es menos costoso que exista un único proveedor del servicio en una determinada zona geográfica, en lugar de varios proveedores “competidores”, pues si cada uno tendiera sus propias redes se duplicaría la infraestructura para proveer el mismo servicio. ¿Es realmente así?Algunos ejemplos puntuales cuestionan este pensamiento “mainstream”.

Desde hace muchos años, en UK los urbanizadores tienen la libertad de contratar los servicios de saneamiento, o alguno de ellos, al operador incumbente o a cualquier otro proveedor interesado (previa calificación favorable del regulador Ofwat), incluso dentro del área de concesión otorgada. A la fecha existen casi 70 pequeños proveedores de agua en Inglaterra y Gales.

Este esquema no es muy distinto al existente en el sector eléctrico peruano, donde un cliente libre puede contratar la energía de cualquier generador, debiendo el distribuidor incumbente permitir la conexión a sus redes, a cambio de la respectiva contraprestación. La presión competitiva que ello significa disciplina al concesionario y limita la posibilidad de extracción de rentas monopólicas al usuario.

En el Perú, desde hace varios años hay etapas de la cadena productiva del sector agua que no están verticalmente integradas. Por ejemplo, en Lima se han concesionado la captación y almacenamiento de agua (Huascacocha); la potabilización del agua cruda (Chillón); y el tratamiento de aguas residuales (Taboada), y nada impide que se puedan otorgar nuevas concesiones a distintos operadores en dichas etapas, si el crecimiento de la demanda hace necesaria la ampliación de la infraestructura.Sedapal, hoy en día, solo opera “directamente” las etapas de distribución de agua potable y recolección de aguas servidas.

La tecnología actualmente existente y los modelos regulatorios permiten introducir gradualmente condiciones de competencia en el sector, a partir de una evaluación concreta de las condiciones y grado de competencia posibles en cada etapa del proceso productivo (acceso al mercado, restricciones tecnológicas, condiciones de cobertura y demanda, etc.), y de las políticas regulatorias apropiadas. Las economías de escala o alcance que justifican la integración vertical en esta industria no son homogéneas en toda la cadena. La evidente falta de cobertura del servicio en zonas urbanas de Lima y provincias obliga a pensar en fórmulas de solución sencilla y efectiva.

SERGIO SALINAS

Perú,01 Mayo 2017

https://www.pressreader.com/peru/diario-expreso-peru/20170501/281848643501391

Actualizada la última vez por WASH Rural May 3.

APRENDE DE LOS LIDERES

LIDERES WASH: La importancia de la aprobación del Proyecto de Ley para los Servicios Sanitarios Rural (SSR) en Chile

APRENDIENDO DE LOS LIDERES

SRA. JUANITA BELTRAN RIQUELME

Dirigente  Comité de Agua Potable Rural de Nueva Queule

Presidenta de la Asociación de APRs de la Región de la…

Librería

Modelos de  Gestión Comunitaria de Agua y Saneamiento en LAC

Bajar documento


Revista AIDIS Chile

Edición especial del sector agua y saneamiento rural.

Bajar documento


Agua potable y saneamiento en la nueva ruralidad de América Latina.

Publicado por la CAF

Bajar documento

© 2017   Creada por WASH Rural.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio

-----